miércoles, 7 de octubre de 2015

Todo sobre el cultivo de la sandía: detalles y explicación paso a paso del método.

Hola amantes de la naturaleza, en esta entrada comentaremos algunos de los factores más importantes para el cultivo de esta planta familia de las curcubitáceas.
















MULTIPLICACIÓN:
Las sandías se reproducen por semillas directamente en tierra a mediados de marzo para el clima mediterraneo occidental en Andalucía.(En otras zonas este período puede variar semanas.)



Otro método de multiplicación menos utilizado es enterrar los tallos parcialmente para que en esas zonas enraicen y luego separar ambas plantas de manera similar a un acodo aéreo utilizado para multiplicar los estolones de las fresas.


SUELO:
El terreno que necesitan a su alrededor suele ser de más de un metro porque sus raíces se extienden de manera muy amplia y horizontal, abarcando una amplia superficie y consumiendo gran cantidad de recursos.
Por esta razón, tras cultivar sandías en un terreno se aconseja no volver a sembrar en el mismo sitio hasta pasados cuatro años.


Las sandías requieren un terreno de fácil enraizamiento con tierra batida y abundante materia orgánica.

La sandía, se desarrolla de forma óptima en suelos ricos en elementos fertilizantes, profundos y de consistencia media.
Los suelos arcillosos(más pesados que los de grava) dificultan el crecimiento de las raíces, para solventar este problema, se puede mezclar la tierra con serrín o tierra orgánica.

pH:
El pH para el cultivo de sandía puede variar entre 5,5 y 7(suelos ligeramente ácidos a neutro)
El pH óptimo para la sandía ronda entre 6 y 6,8.

En estos suelos es muy recomendable utilizar  abonos y fertilizantes estabilizados, que no aumenten el pH del suelo ni el agua de riego.
En suelos ácidos, el manganeso se convierte en fitotóxico. 

RIEGO:
No se debe regar por aspersión. Si utilizamos riego por goteo, es preferible colocar varios dispensadores repartidos.
Las necesidades hídricas de la sandía están en torno a 0,6 y 18 litros por planta y día, dependiendo de la época del año y las condiciones climáticas del entorno.
El agua de riego no debe contener mucho boro ni bicarbonatos.

Para bajar el pH del agua de riego se emplean ácidos como el vinagre o el limón, y para subir el pH (alcalinizar) se emplean potasa cáustica, bicarbonato sódico o cal apagada.
  FERTILIZACIÓN:
El nitrógeno interviene en la fase de crecimiento durante el desarrollo de la planta, incrementa la producción al aumentar el numero de flores femeninas y el número de frutos. 
Un exceso de nitrógeno o una relación N-K inadecuada puede causar el rajado del fruto y un desarrollo vegetativo excesivo.

El potasio interviene durante la fase de floración, durante la maduración del fruto, evitando el rajado y dotando al fruto del color rojo intenso en su interior.
La aportación de este macronutriente debe ser superior a la aportación de nitrógeno, obteniendo siempre una relación N

El fósforo interviene en el desarrollo radicular, estimula el crecimiento e interviene en el proceso de formación de flores(sobre todo en flores femeninas).
Es importante mantener un buen nivel de fósforo hasta entrada la fase de floración.

Otro elemento importante en el desarrollo de la sandía es el magnesio, elemento vital para la molécula de clorofila y responsable de la síntesis de materia vegetal

Para un correcto abonado, antes de la siembra o durante el trasplante, realizar un abonado de fondo, y posteriormente abonar una amplia superficie alrededor de la planta. Muchos cultivadores suelen cometer el fallo de abonar cerca del tallo pensando que absorverá mejor y más rápido los nutrientes.


ABONOS VERDES

Cuando hablamos de abono verde nos referimos a cultivar una clase de vegetación rápida que se corta y entierra en el lugar donde fueron sembrados. Estos están destinados a mejorar las propiedades del suelo, con humus joven de evolución rápida y nutrientes minerales importantes, también sin olvidar que mejora la población microbiana del suelo.
Otra cualidad de utilizar abonos verdes es que protegen el suelo de la erosión de la lluvia y el viento, y evita la excesiva radiación solar que acabaría con la población microbiana.

¿Qué plantar?

Las
leguminosas son las más empleadas dada su capacidad para fijar el nitrógeno atmosférico, en favor de los cultivos siguientes.

Estas destacan por tres razones,
crecimiento rápido, follaje abundante y una habilidad de crecer bien en suelos muy pobres.

Algunas de las más empleadas son:
Trébol, Guisantes, Habas, Alfalfa, Altramuz silvestre, Alholva o albolga.


¿Cómo hacerlo?

Preparamos el terreno, debe estar
libre de malas hierbas, sembraremos lo más uniformemente posible. (Si son muy grandes, hacer pequeños surcos y sembrarlas en hileras). Una vez germinadas las semillas, dejar crecer hasta justo antes de la floración. 
Segar y, si se puede y se cree conveniente, picar. Enterrar a una profundidad de unos 10-20 cm.

Tres o cuatro semanas después ya se pueden
sembrar o trasplantar los cultivos del huerto.




TEMPERATURA:
Siendo un cultivo de clima cálido, presenta sensibilidad a las bajas temperaturas.

A menos de 15ºC, las semillas no germinan.
A menos de 12ºC, la planta no crece
Próximas a 0ºC, la planta muere.
Crece en óptimas condiciones  entre 20ºC durante la noche y entre 25ºC y 32ºC durante el día.

A menos de 25ºC, el fruto no madura.
A menos de 21ºC en el suelo, la semilla no germina o la planta ralentiza su crecimiento radicular.
Germina en óptimas condiciones entre 24ºC a 27ºC.


HUMEDAD:
No requiere alta humedad en suelo, pero debe esta bien repartida y mantenerse constante.
La humedad relativa en invernadero debe regularse:

 -Inicio del cultivo al 65-70 % 
 -Floración al 60-70 % 
 -Fructificación al 55-65 %

Los encharcamientos prolongados provocan deficiencias en la maduración del fruto, asfixia radicular, podredumbres y aparición de hongos.
Sin embargo, es preferible mantener ligeros excesos de humedad que falta de humedad, pues la sandía requiere de mucha agua para su formación, incluso en suelos pobres en calcio, la necesidad hídrica de la planta aumenta.

FOTOPERÍODO:
Para su correcto desarrollo, necesita bastante luz durante el crecimiento, además de la floración y fructificación.
Durante la floración se formaran más flores femeninas si los días son cortos y la temperatura baja, o masculinas si los días son largos y las temperaturas altas.



SIEMBRA:
En secano, se realiza siembra directa para que las raíces crezcan más profundas.(10 semillas / metro )
En regadío en exterior, es preferible en bancales para mejor aprovechamiento del espacio de cultivo.(5 semillas / metro )
En invernadero, se utilizan bancales del tamaño adecuado para el invernadero pero respetando la separación mínima de 0,5m o 0,75m entre plantas.( 2 semillas / golpe )

En los casos anteriores, recubrir las semillas con arena, turba o humus de lombriz y no enterrar la semilla más de 3 o 4 cm.
Si se planta en semillero, trasplantar cuando la planta tiene de 2 a 4 hojas normales.


CULTIVO:
Una vez la planta comienza a crecer es conveniente eliminar las hojas muertas para evitar hongos, y cuando nacen los frutos dejar un máximo de 4 o 5 por planta, de esta forma se consigue reforzar el desarrollo de los frutos evitando frutos pequeños y solo repletos de semillas.


Se recomienda el cultivo en invernadero para incrementar la cosecha, pues las bajadas de temperatura durante las noches, ralentizan su desarrollo.

Con este método en invernadero, puede cultivarse en distintas épocas del año, dependiendo del cultivar.

El tiempo de cultivo dura un período entre 3 y 4 meses.
De esta forma podemos organizar los tiempos de siembra y cosecha: 
-Diciembre hasta Abril(invernadero)
-Abril hasta Junio(siembra directa en exterior)
-Finales de Mayo a mediados de Agosto (siembra directa en exterior)
-Septiembre hasta Noviembre(invernadero)


ACLAREO:
Se cortan las plantas sobrantes por la base del tallo para dejar espacio a aquellas que presentan más vigorosidad y crecimiento.

APORCADO:
Se vierte tierra alrededor de la planta para que esta pueda agrandar un poco más las raíces.

POLINIZACIÓN:
En cultivos de exterior, la amplia variedad de insectos y el libre paso de abejas y abejorros permite la polinización sin recurrir a la introducción de colmenas.



En invernadero, esta tarea es imprescindible para una producción aceptable.
Se emplean colmenas o abejorros.Normalmente 2 colmenas por hectárea (colmena / Ha ).
Las colmenas se colocan desde la aparición de las primeras flores (las masculinas inician su aparición antes).

Durante la polinización, la temperatura no debe bajar de 18ºC. Si se usan abejas hay que ir vaciando las reservas de azúcar de las colmenas para que sigan trabajando. Al contrario si utilizamos abejorros, que hay que aportarle azúcar como alimento.


INJERTO:
Se recomienda injertar si ha habido o se prevén ataques de verticillium, fusarium o acremonium.

PODA:
En cultivo rastrero la poda es opcional. También se pueden despuntar por encima de cuarta hoja para que se bifurquen.


SIMBIOSIS: 
La sandía es una planta rastrera que no le gustan los fuertes vientos, por eso en la naturaleza crece en zonas aisladas o cercana a otros arbustos o árboles que las protejan del viento.
En cultivos, se pueden asociar junto con hileras de plantas que corten el viento como el millo.
La intersección con otras plantas dificulta la expansión y proliferación de plagas, como la altabaca, la albahaca, el tomillo, el tabaco o el romero.

PLAGAS:
Entre las especies más abundantes destacan los ácaros, mosca blanca, pulgón del melón), nematodos, minadores de hoja, trips, larvas de polillas, mosca de la fruta, mosquito verde, chinches, langosta marroquí.

La macrosiphum euphorbiae es una plaga importante en la sandía ya que transmite varios virus peligrosos(PRSV(WMV-I), WMV-II y ZYMV)

HONGOS:
Si la humedad relativa aumenta o se producen encharcamientos, especial cuidado con el Oidio y el mildeu.
Otros tipos de hongos que pueden aparecer son: rhizoctonia, botritis, tizón y carbón de la raíz.



BACTERIAS:
Agalla del cuello, pseudomonas, bacteriosis del melón, podredumbre blanda.

VIRUS:
Cribado del meón, mosaico del pepino, mosaico de la sandía I y II, mosaico de la calabaza, CYSDV/CuYSDV (amarilleo del pepino/Curcubitáceas), TRSV, CVYV, AMV, CGMMV, BCTV, TSWV, TMV, TBRV, MVV.

ALTERACIONES:
Nudo en el tallo, deformación del fruto, golpe de sol, rajado de frutos, manchas del fruto, aborto de frutos, seca de frutos jóvenes, vitrescencia o avinado, daño por frío y  carencias.

CONTROL BIOLÓGICO:
Para tratar los diferentes síntomas, hasta la floración y después del cuajado si prosigue.
Dependiendo si el cultivo se encuentra en interior de invernadero o exterior se pueden utilizar diferentes métodos:
Invernadero:
-Azufre, permanganato potásico.
-Jabón de potasa.
-Extracto de Quassia amara.

Exterior:
-Azufre, permanganato potásico
-Jabón de potasa.
-Aceite parafínico.



COSECHA:
La sandía se recolecta cuando la mancha del suelo cambia de color(la parte de la sandía apoyada en el suelo se torna más amarillenta,) y el zarcillo de la hoja más cercana al fruto se seca.


CONSERVACIÓN:
Se pueden conservar en frío y con humedad alta entre 1 y 3 meses. 
La sandía se suele transportar entre 7-10ºC y se almacena a 10-13ºC y 90% de humedad.




1 comentario:

  1. Me acabo de comprar la Lion 2 y me ha ido muy bien con ella, pero me gustaria saber si tienen algun manual en internet donde pueda sacarle mas provecho, hasta los momentos me ha ido muy bien pero la verdad quisiera conocer un poco mas sobre ella tienen alguna ayuda sobre ella?

    ResponderEliminar